No cuando salimos de la jaula, sino cuando sacamos la jaula de nosotros.